lunes, 30 de diciembre de 2013

DESEO

Bueno pues
aquí estamos de vuelta 
y
no creáis que no me ha costado mis quebraderos de cabeza 
por dejadez total de este espacio 
mientras abandonaba al diógenes mi vida. 
Y es que no hay nada mejor
que conducir un maravilloso Lamborghini Veneno 
por una carretera a 350 km/h 
y, en seco, 
agarrar el freno de mano 
porque un rottweiler se ha cruzado en tu camino.
En cuestión de centésimas 
todo a la mierda.
 Así que 
decidí ponerme a escribir de nuevo por dos motivos:
1. 
En esta nueva etapa
en la que estoy alternando con gente desconocida 
 no tengo tiempo para hablar, sólo escuchar. 
Escuchar y escuchar 
y claro, 
a una le persiguen las bizarradas
 más que nunca.
Por eso
creo conveniente que
de la manera más simple 
y cómo este es mi santo dominio
empezaré a contar algunas intimidades 
de la manera menos cuerda posible.
2. 
Desde aquí reivindico una vez más 
como seña de identidad
el carácter fetichista 
de unas buenas deportivas. 
Este post 
quizás 
vaya dirigido indirectamente a muchas personas 
pero, concretamente
se lo quiero dedicar a mi querida Patricia 
y a tod@ l@s amantes del calzado en general 
a detractores del deportivo en particular
a los investigadores de paraflias
Mi intención no es evangelizar
sólo voy a contar algo que me ocurrió hace un mes y algo
cuándo estaba literalmente tirada por el underground 
más asqueroso y sucio que me había encontrado a lo largo de mis años. 
Una braga maltratada literalmente.
En Gotham 
y después de una ruta motera, excelente compañía
 cervezas, buena comida local
cervezas, whiscazos
petis, un poco de tiendas, souvenirs porno, cervezas, petis, vino blanco,...
decidí hacer caso a mi hermano 
y su grupo de amigos post adolescentes 
e ir a la mítica discoteca 
con nombre de dios de la Luz.
Tiempo hacía que no bailaba como una poseída, 
en la más estricta definición de la expresión. 
Tanto es así, que se notó. 
Los mancebos de la sala podían olerlo. 
Podían oler mis desgracias, mis deseos
mis anhelos, mis miserias
mi sexo 
y a mí acudían como abejas a la miel.
Pero allí estaba él. 
Observando con sus destellantes ojos azules.
En la distancia
pasando inadvertido.
Y yo
pardilla
 sin darme cuenta. 
Al final sucedió lo que tenía que suceder
medicina griega pa'l body
no, sin antes una serie de malentendidos y desventuras varias
consecuencias del cansancio 
falta de autoestima 
y confianza en mí misma.
Al tiempo,
este amante coleccionista 
me confesó que
nada más entrar por la puerta 
(recuerdo que lo primero que hice fue pintarme los labios en Rose Culte
se fijó 
en mis Air Max 
no en la falda skate
no en el escotazo a base de rojo lencero y animal print bra
ni siquiera en el pelo azul Bulma. 
Se fijó en las Nike 
y de ahí fue subiendo
le gustó lo que veía
y decidió dar caza a la presa.

El poder del deseo es incontrolable
tanto es así, 
que no puedo dejar de mencionar
el mejor spot de todas las Navidades.

3 comentarios:

Anita Patata Frita dijo...

No eran las nike, perdona que te diga, eras tú enterita, el tema no es lo que te pones, es como te lo pones y como lo llevas... :P

Mad Enkar dijo...

Jajajajajajajajaja, gracias Anita, pero en este caso las Nike tuvieron un 70% de culpa de todo lo que pasó. Este chavalín si no llevas deportivas ni se fija ;D

Patri dijo...

Decía.. dado que el sistema me jugó una mala pasada y me mandó a pulpiar, que estoy con Anita, que todo es como te lo pongas y la manera y el estilo en que lo uses. Mis playeras a las 6 am de la mañana con fresco mañanero y 2 número más que el mio pues al muchacho que me las vendió le "dió" por decirme que llevaba toda la vida calzando mal las deportivas y... de repente me veo con un "zapatroncho" en mi pie del 36 que es lo más feo que he visto nunca...

Pero fíjate los dos lados de la memoria, cada una tiene su apreciación

Besos, PERO SOBRE TODO FELIZ DE TU VUELTA