jueves, 18 de enero de 2018

Amar en huevos revueltos


Hace mucho tiempo,
antes de que todo lo millenials existiera
Sylvester Stallone aparecía con su desnudo integral en Demolition Man.
 Recuerdo ese fotograma colgado en la pared de mi habitación en una residencia universitaria de señoritas, propia al primer año de carrera.
Recuerdo también una escena que me perturbaba y me inquietaba a niveles de vacío.
En dicha escena, en un futuro próximo, una jovencísima Sandra Bullock le propone a Sly hacer el amor.
Para ello, trae unos cascos y toallas.
El intercambio de fluidos es ilegal.


Amar en huevos revueltos o cómo dejamos los bares sólo para emborracharnos y destrozarnos.
Así es, corazones de anacardo.
Hemos olvidado flirtear y cortejar en los bares. Ya no hay juego de miradas, no más "te invito a un amaretto", no más presentaciones ingeniosas. 
No, ahora se liga a través de apps y se mantienen cyber relaciones sexuales.
El intercambio de fluidos es inexistente.


No se sabe si es porque vamos como locos con nuestros celulares y no podemos vivir sin ellos
 porque cada vez somos más cobardes y no nos atrevemos a sincerarnos cara a cara.
No se sabe si es porque cada vez queremos todo mucho más rápido, sin tener en cuenta la introducción, los preámbulos, los rituales, las liturgias.
El año pasado escribía para Rude Magazine un artículo que abría este melón que es el ars amandi 2.0
Algo ha llovido desde entonces, tanto que incluso somos conscientes del filón sociológico que nos proporciona todo esto antes de que nos explote en las manos.
Querido lector, le invito a visitar este perfil y deleitarse


Meses antes de escribir ese artículo, mantuve varias relaciones que no llevaron a sitio alguno productivo (una sí pero terminó en el cubo de la basura) a través de el famoso Adopta un tío. El supermercado de citas, así te lo venden. Esta app en la que tú eres la cazadora, puedes seleccionar entre un millón de seductoras combinaciones, estratégicamente plasmadas en sus campañas de chicos recortables y maleables al gusto.
No esperes encontrar a Ricardo Tisci en versión hetero


Tinder "Desliza. Coincide. Chatea" es un coñazo.
Además de estar toda la ciudad metida, mi perfil es una broma sólo apta para cerebros inteligentes y en esta plataforma, ellos están desesperados y sólo quieren fotos reales (como si todo esto fuese muy real )
Lo utilizo para experimentar sociológicamente este tipo de relaciones, reírme bastante y compartir anécdotas con mi grupo de amigas.
Es lo mejor que puedes hacer.


Mi preferido es Instagram
Los mensajes directos de Instagram.
Eso sí que me gusta.
Para mantener relaciones sexuales sin intercambio de fluidos, claro está.


Principalmente porque
 Instagram no es una aplicación para ligar.
Puedes ver el perfil y hacerte una idea de lo que camina por la mente de su usuario.
Eres fan y tienes fanes. 
( lo de comprar seguidores y el tema influenssssers lo dejo para los debates en vivo, es mucho más divertido)
Puedes chatear por mensaje directo, con sus fotos y vídeos permanentes o con opción autodestrucción. Una maravilla que puede hacerle mucha pupita a Whatsapp.


Aunque siempre, por muy sicronizado que sea nuestro orgasmo, terminaremos tirados en el sofá acompañados de nuestro teléfono y nuestra soledad.


Siempre nos quedará volver a ver Demolition Man 
aunque solo sea por recordar esta escena y filosofar con ella
y ver a Sly
como Dios lo trajo al mundo
y ya me contaréis qué os parece el nuevo president del Parlament